jueves, 17 de abril de 2014

Muffin salado de bacon y huevo

Hay recetas que uno tiene pendiente desde hace un montón de tiempo y cada vez que me acuerdo, no es el momento y cada vez que es el momento, no me acuerdo.  Por el cumpleaños de mi sobrina, como íbamos a celebrar una merienda, decidí hacer estos muffins y probarlos de una vez por todas, además así habría degustación familiar.





A mi me han gustado mucho, seguro que repito más veces, ya no se me olvidará después de haberlos probados, lo ideal es comerlos templados al igual que lo ideal es tomarlos en el desayuno.  No me los he inventado yo, es una receta de muffin para los desayunos británicos, lleva bacon y huevo ¿qué más se puede pedir?.

Ingredientes: (me han salido 7 unidades en flaneras individuales)

- 1/2 cebolla
- 200 gr. de bacon
- 220 gr. de harina
- 1 pellizco de sal
- 1 sobre de levadura Royal
- 1 cda. de azúcar
- 50 gr. de queso rallado
- 250 ml. de leche
- 75 gr. de mantequilla
- 1 huevo de gallina
- 7 huevos de codorniz (depende de las unidades que te salgan dependiendo del tamaño del que los hagas)
- mantequilla para engrasar los moldes
- 1 chorro de aceite.

Preparación:

Primero cortamos muy menuda la cebolla y el bacon.  En una sartén con un chorrito de aceite lo ponemos a sofreir hasta que la cebolla esté bien hecha.  Lo reservamos.



Primero unimos los ingredientes secos y los tamizamos juntos, esto sería la harina, la sal, la levadura y el azúcar.

Añadimos el queso rallado y también el bacon con cebolla que habíamos preparado previamente.



Mezclamos todo bien y reservamos.



En otro recipiente mezclamos el huevo batido con la leche y la mantequilla derretida.



Añadimos esa mezcla a la reservada anteriormente.




Lo removemos bien pero sin necesidad de batirlo.


Engrasamos los moldes que vayamos a utilizar con mantequilla, en mi caso he utilizado moldes de flan, las típicas flaneras que es lo que tenía a mano.



Añadimos una cucharada generosa de la masa a cada flanera y con una cucharilla nos ayudamos para hacerle un hueco y subir por las pareces de los recipientes la masa.


Añadimos un huevo de codorniz a cada uno, yo previamente los voy abriendo y poniendo en un vasito.




Ahora añadimos otra cucharada grande por encima y lo alisamos con la cucharilla.  Tiene que quedar cubierta la yema, la clara se esparcerá un poco pero no pasa nada.


Lo ponemos a 180º durante 25 minutos o hasta que los veas doraditos.



Están riquísimos, son muy esponjosos y tienen un sabor muy especial, ya solo el olor en el horno prometía.

Solamente quise abrir uno para la foto y nos pilló el huevo ladeado, el resto eran para llevar así que no podía estar abriéndolos. La casualidad quiso que el resto saliesen todos con la yemita bien centrada.



Hay que comerlos calentitos, puedes hacerlos con antelación y luego meterlos en el microondas a calentar un poquito, yo los pongo 30 segundos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada