sábado, 15 de marzo de 2014

Rebozado para Fish and chips

Creo que todo el mundo conoce este famoso plato de comida rápida.  Es lo típico para comer en la calle en los países anglosajones.  La primera vez que probé uno fue en Dublín, recuerdo lo que me sorprendió que nos rociasen todo con vinagre.  Nos lo envolvieron en papel de color marrón y luego en un periódico, estaba buenísimo.  Posteriormente ya lo hemos ido comiendo en diferentes lugares, también con diferentes calidades, creo que ninguno me supo tan rico como ese que comí en Dublín hace años.



Realmente no es otra cosa que pescado rebozado con patatas fritas.  El pescado suele ser bacalao, merluza o algún otro por el estilo, yo suelo hacer estos dos tipos, bacalao fresco o filetes de merluza congelada, de esos sin piel ni espinas, que es muy socorrido tener siempre un paquete en el congelador.

Ingredientes:

- 1 huevo
- 1 cerveza, con alcohol o sin él y puede ser un quinto (200 ml.)  o un tercio (330 ml.)
- harina (tantos gr. como ml. tenga la cerveza) 
- 1 cta. de sal

Preparación:

Tan sencillo como batir todo junto, primero el huevo, la cerveza y añadimos la harina con la sal.  La consistencia es espesa, así que no os asustéis, con ese espesor quedará un buen rebozado.  Dejamos reposar un poco la mezcla mientras preparamos lo demás.



Yo suelo rebozar bacalao o filetes de merluza pero puedes rebozar con esto lo que quiera, incluso son famosas las barras de chocolatinas rebozadas y fritas en Edimburgo, también he visto hasta porciones de pizza sumergidas en esta mezcla y posteriormente fritas, así que esta amalgama vale para todo.
Sumerjo en el bol donde tengo la mezcla las porciones de lo que vaya a rebozar y enseguida a una sartén con aceite caliente, no tiene que estar demasiado alto para que se haga por dentro sin que se queme lo de fuera pero si está templado el rebozado absorverá demasiado aceite, así que no al máximo pero tampoco muy bajo, en mi vitrocerámica que tiene hasta el 10 lo pongo en el 7, cuidado que uno se me doró más de la cuenta.




Si haces bacalao, primero siempre se pone con la piel hacia abajo, cuando esté doradito le das la vuelta y a esperar que se dore por ambos lados.


Los sacamos a un papel absorbente pero no lo dejamos allí mucho rato porque se ablandaría, así que intentamos que se escurra el exceso de aceite y ya está.

Freímos unas patatas, sazonamos con sal y vinagre y a disfrutar de la bomba calórica, a mi hijo le encanta cualquier pescado que le haga de esta manera.

Mi hija se lo come con la salsa de limón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada